En este reportaje queremos ofreceros un resumen de la climatología (basada en datos históricos) de Nueva Zelanda, de tal manera que os permita ayudar a preparar vuestro viaje. En ningún caso esta información es vinculante ni asegura que el clima será así en las fechas de vuestro viaje.

En Nueva Zelanda, el clima es oceánico, templado en el norte y fresco en el sur; además, es ventoso y lluvioso, especialmente en el sur y en las regiones occidentales. El clima es a menudo variable, tanto que sol y lluvia pueden alternarse en unas pocas horas, como sucede en otros climas oceánicos. Es raro que en verano haga mucho calor, como lo es que en invierno haga mucho frío, si no en el extremo sur.

Las lluvias son bastante frecuentes durante todo el año, pero casi en todas partes son más frecuentes en invierno que en verano, excepto en el extremo sur, donde también son frecuentes en verano.
La insolación no es excepcional, pero sigue siendo discreta en verano, al menos en el norte. Al estar en el hemisferio sur, en Nueva Zelanda las estaciones se invierten en comparación con Europa.

Isla Norte (Auckland/Wellington)

Clima oceánico templado. La temperatura promedio varía de los 20 grados de enero y febrero a los 11 de julio y agosto. Las lluvias son bastante abundantes, ya que suman 1.250 milímetros por año y están bien distribuidas a lo largo del año; sin embargo, la estación más lluviosa es el invierno, cuando supera los 100 milímetros por mes, de mayo a agosto.

En las zonas interiores de la Isla Norte hay cerros y también una montaña, el Ruapehu, donde se puede esquiar en invierno, y en cuya cima de más de 2.500 metros hay nieves perennes.

La temperatura del mar en la Isla Norte siempre es fría, sin embargo, puede alcanzar los 17/18º de enero a marzo.

Isla Sur (Christchurch/Invercargill/Alexandra)

La Isla Sur es más fresca que la Norte y está expuesta a los vientos del oeste, que soplan aquí la mayor parte del año. En invierno, sin embargo, puede experimentar nevadas y heladas, especialmente en la parte meridional, cuando llega una masa de aire más frío de origen polar.

Esta isla está atravesada por los Alpes del Sur, que culminan en el Monte Cook, de 3.754 metros de altura. Al oeste de esta cordillera, el clima es muy húmedo, con lluvias que van desde los 2.000 a los 3.500 milímetros por año a lo largo de la costa, e incluso más. En las laderas occidentales donde se tocan hasta 6 metros de lluvia por año, mientras que el cinturón oriental, donde se encuentran las principales ciudades, es decididamente menos lluvioso, de modo que las lluvias caen por debajo de 1.000 milímetros por año, y en algunas áreas del interior incluso árido: en Alexandra solo caen 330 mm de lluvia al año.

En la cordillera, las nieves perennes se encuentran a partir de 2.000 metros. En las zonas centro-meridionales de la isla sur, de las montañas se desprenden lenguas de hielo que descienden casi hasta el nivel del mar y, después de haberse convertido en ríos, desembocan en el mar o alimentan lagos internos.

La temperatura del mar en la Isla Sur siempre es fría; en Christchurch va de 10 °C en los meses de invierno, a 15 °C en enero y febrero. En el sur, en Invercargill, alcanza solo 13 °C en enero y febrero, aunque durante el invierno la temperatura del mar también es de alrededor de 10 °C.

Islas menores

La Isla Raoul, se encuentra a casi mil kilómetros al noreste de la Isla Norte, es templada y lluviosa. El promedio pasa de los 16 grados de julio y agosto a los 22 °C de febrero. Aquí caen 1.500 milímetros de lluvia al año, bien distribuidos, aunque con un máximo relativo en invierno y un mínimo relativo en primavera.

Campbell Island, a 600 kilómetros al sur de la Isla Sur, es una isla deshabitada, muy fría y ventosa durante todo el año, tanto que pasa de un promedio de 9 grados en el verano a 4/5 °C en invierno. Las lluvias son frecuentes durante todo el año, y en invierno incluso las nevadas. El cielo está casi siempre nublado.

Las islas Chatham, a casi 900 kilómetros al este de la Isla Sur, tienen un clima oceánico templado, similar al de ciertas áreas de la misma Isla Sur, con lluvias frecuentes durante todo el año pero no abundantes, y una temperatura promedio que pasa de los 14 grados de enero y febrero a los 7 grados de julio.

Ciclones

Nueva Zelanda no está en la trayectoria de los ciclones tropicales, pero en ocasiones un ciclón, generalmente debilitado, puede alcanzar estas latitudes, afectando generalmente a la Isla Norte y la parte más septentrional de la Isla Sur, trayendo lluvia, viento y marejadas. En las últimas décadas, los ciclones tropicales o sus restos han afectado a Nueva Zelanda desde mediados de diciembre hasta el 20 de abril, y con mayor frecuencia desde enero hasta marzo.

Cuándo ir

La mejor época para visitar Nueva Zelanda es el verano austral, de diciembre a marzo, que es agradablemente cálido en la Isla Norte y fresco en la Isla Sur. Si desea visitar el país en invierno, por ejemplo, en agosto, puede elegir la Isla Norte, más templada que la Sur y más protegida de las olas de frío, tal vez combinando la exploración de las ciudades con un poco de esquí en las montañas.

Esperamos que esta información os ayude a escoger la temporada más adecuada para vuestro viaje o saber el tiempo habitual que encontraréis en la fecha elegida.