En este reportaje queremos ofreceros un resumen de la climatología (basada en datos históricos) de Ecuador, de tal manera que os permita ayudar a preparar vuestro viaje. En ningún caso esta información es vinculante ni asegura que el clima será así en las fechas de vuestro viaje.

Como indica su nombre, Ecuador está atravesado por el ecuador (en la parte norte), la línea imaginaria que divide la Tierra en dos y donde los días siempre duran 12 horas. Por lo tanto, uno esperaría encontrar un clima ecuatorial, cálido y húmedo durante todo el año, con lluvias constantes, pero esto sólo es cierto para la parte oriental del país y para la parte más septentrional de la costa, cubierta por la selva tropical. La parte central, de hecho, está atravesada por los Andes y, por consiguiente, es más o menos fría según la altitud, mientras que casi toda la parte occidental, incluso si es plana, se ve afectada por una corriente oceánica fresca, que reduce un poco la temperatura y la hace que el clima sea más árido.

La selva

En la parte más septentrional de la costa encontramos un área pequeña ocupada por bosques y manglares, donde el clima es ecuatorial, cálido y húmedo durante todo el año con lluvias constantes; en Valdez, cerca de la frontera con Colombia, caen 2.400 milímetros de lluvia al año.

También en toda la vasta zona del este de la Amazonía, el clima es ecuatorial. La cantidad de precipitaciones anuales es verdaderamente notable, alrededor de 2.800/3.000 mm en la mayoría de las áreas planas. Las lluvias se producen sobre todo por la tarde en forma de intensos chaparrones. El período (relativamente) menos lluvioso es de agosto a noviembre en el noroeste, mientras que en la zona amazónica va de noviembre a marzo (cuando de cualquier forma caen de 150 a 200 mm en un mes). La temperatura promedio fluctúa entre los 26 grados de nuestro invierno (diciembre-enero) y los 23 °C de nuestro verano (julio es el mes menos cálido). La humedad es constantemente alta y hace que el calor sea sofocante.

En la parte central del país, a lo largo de las laderas orientales de los Andes, se encuentra la parte más lluviosa de todo Ecuador.

En la ciudad de Puyo, a casi 1.000 metros de altitud y, por lo tanto, en el límite entre las tierras calientes y las tierras templadas, caen 4.300 milímetros de lluvia al año, y llueve casi todos los días. El único consuelo es que la altitud hace que las temperaturas sean agradables (alrededor de 20 grados durante todo el año). Aquí realmente no tiene sentido hablar de “el mejor período”, sin embargo, enero y febrero son los únicos meses en los que “sólo” caen 300 milímetros por mes. En Puyo, la insolación es escasa, porque el cielo suele estar nublado.

En todo el este del país, en la vasta área ocupada por la selva amazónica, la altitud desciende a 200/300 metros, y el calor se vuelve intenso y bochornoso durante todo el año.

La llanura

En el área de Ecuador al oeste de los Andes hay una llanura, que tiene un clima tropical con un período seco (julio-noviembre al norte, mayo-diciembre al sur) y uno lluvioso (diciembre-junio al norte, enero-abril al sur), aunque las precipitaciones varían mucho: en general, las costas son más áridas que las zonas al pie de los Andes, y el norte es más lluvioso que el sur. En la parte norte de la costa (Esmeraldas, Atacames) hace calor todo el año.

En esta zona de la costa, alguna que otra lluvia en forma de chaparrón o tormenta, puede producirse durante todo el año, incluso si lluvias de cierta importancia, y en ocasiones abundantes, ocurren solo en los primeros meses del año. El sol rara vez se ve durante todo el año y es aún más raro que brille intensamente, ya que a menudo está cubierto por la neblina o por una capa de nubes; paradójicamente, esto ocurre más a menudo en el período más seco. El mar en la parte norte de la costa es cálido durante todo el año.

En la parte central de la costa, la temperatura sigue siendo alta durante todo el año, sin embargo, disminuye ligeramente en el invierno y en la primavera austral. La corriente fresca inhibe la formación de nubes capaces de generar precipitaciones durante muchos meses al año, por lo que en Bahía de Caraquez caen 500 mm de lluvia al año y en Manta solo 250 mm. Sin embargo, el sol se ve muy poco aquí también, porque el cielo a menudo permanece nublado, y se forman niebla y neblina, especialmente en el período seco.

También en la parte central de la costa, el mar es cálido durante todo el año, sin embargo, es un poco más cálido en los primeros meses del año.

En la parte meridional de la costa, en la provincia de Santa Elena, (Santa Elena, Salinas, La Libertad, Playas), hay una península donde incluso hay un desierto, allí caen menos de 150 milímetros al año, con lluvias concentradas en el período enero-abril, que es, sin embargo, el período en que los turistas frecuentan las playas, también porque el mar es más cálido.

Salinas es la ciudad más occidental de Ecuador, y está ubicada en la punta de la península de Santa Elena. Es cierto que, en general, las lluvias son muy escasas incluso en el período lluvioso, pero en los llamados períodos del Niño puede haber fuertes lluvias, además el mar puede subir de nivel y, durante la marea alta, olas gigantes pueden dañar la costa.

También en el período lluvioso, incluso si es el más caluroso del año, la insolación no es importante, y a menudo hay una neblina que vela el sol. En el período de junio a noviembre, el calor es menos intenso, de hecho, es casi fresco para frecuentar la playa y nunca llueve. La insolación no es muy buena tampoco en este período, mejor dicho, es aún peor.

Alejándose de la costa, la influencia de la corriente fresca disminuye y las lluvias aumentan, alcanzando los niveles más altos en las localidades ubicadas al pie de los Andes. Del sur hacia el norte se va de los 1.000 milímetros por año de Guayaquil, a los 2.000 mm de Montoya, a los 2.800 mm de Santo Domingo de los Colorados, donde llueve mucho de febrero a abril y nuevamente en junio: aquí los meses más secos son definitivamente julio y agosto, con poco menos de 40 milímetros por mes, y en cualquier caso, de julio a noviembre, caen menos de 70 mm por mes.

Los Andes

La parte central de Ecuador está atravesada por los Andes, que se dividen en dos cadenas montañosas e incluyen varios volcanes de altura considerable. Los glaciares comienzan a una altura de 5.000 metros. En la Cordillera Occidental se encuentra el volcán Chimborazo, el pico más alto del país con sus 6.268 metros; en la Cordillera Real encontramos el Cotopaxi (5.897 metros), el Antisana (5.704 metros) y el Cayambe (5.790 metros).

Entre una cadena montañosa y otra hay mesetas en las que se ubican importantes ciudades, como Quito, que es la segunda capital más alta del mundo, con sus 2.850 metros. Aquí las temperaturas son templadas, primaverales durante todo el año, con temperaturas máximas de 19/20 grados (pero con algunos días un poco más cálidos) y un mínimo por la noche de 9/10 grados (pero a veces durante la noche la temperatura puede acercarse a cero).

Las lluvias en Quito ascienden a 1.200 milímetros al año; son frecuentes y abundantes de octubre a mayo. Esta es la razón por la que el mejor momento para visitar esta zona va desde junio hasta mediados de septiembre, pero en realidad los únicos meses en los que llueve raramente son julio y agosto. Durante todo el año la insolación es moderada, sin embargo, es ligeramente mejor en el período seco.

A mayores altitudes, la temperatura disminuye aún más. A 3.500 metros, la temperatura promedio es de alrededor de 7/8 grados durante todo el año, lo que significa que hace frío y por la noche pueden producirse heladas.
Otras ciudades que se elevan a grandes alturas en el área de los Andes son menos lluviosas que la capital. Por ejemplo, en Cuenca, en el sur, caen 710 milímetros por año, y en Ibarra, en el norte, caen 625 milímetros. A lo largo de las laderas al oeste de los Andes, incluso a bajas altitudes, el cielo suele cubrirse en el período más fresco y seco (julio-diciembre).

El Niño

Como ya se mencionó, el clima de Ecuador está influenciado por la alternancia de los períodos normales y los períodos llamados El Niño y La Niña. Durante los años de “El Niño”, el nivel del mar aumenta unos pocos centímetros, la temperatura del agua (y del aire) aumenta algunos grados, y lluvias abundantes golpean las áreas costeras en el período de diciembre a mayo, con posibles inundaciones. También las zonas andinas reciben lluvias más abundantes de lo habitual. Durante los años de la “Niña”, en cambio, la temperatura del mar (y del aire) se vuelve más fría de lo normal y las lluvias son más escasas.

Cuándo ir

Queriendo encontrar el mejor momento para visitar Ecuador, se puede elegir nuestro verano, y en particular los meses de julio y agosto, que son los menos lluviosos y, en algunas zonas, los más soleados. Hay que decir, sin embargo, que en el área de la selva llueve mucho también en este período, y la insolación es escasa. También a lo largo de la costa occidental, si es cierto que rara vez llueve, el cielo suele estar nublado.

Esperamos que esta información os ayude a escoger la temporada más adecuada para vuestro viaje o saber el tiempo habitual que encontraréis en la fecha elegida.