Destino idílico para lunas de miel, por la belleza de su entorno y la tranquilidad de sus islas. Las islas Seychelles son un conjunto de atolones de una tremenda vegetación, con Parques Nacionales, cascadas, fauna endémica, aguas puras de tonalidad turquesa con playas de fina arena blanca, atardeceres de ensueño y un fondo marino tropical de un riqueza deslumbrante repleto de coloridos arrecifes coralinos y peces tropicales.

Localización y Geografía

Localizadas en medio del océano Índico al norte de la gran isla de Madagascar. Las islas Seychelles están compuestas por un conjunto de 115 islas que en suma no alcanzan los 500 km2. Repartidas entre islas exteriores e interiores de diferentes tamaños, no todas están habitadas. Siendo la isla de Mahe, la de mayor dimensión y la que acoge la mayor parte de habitantes, es donde se ubica la capital de las islas, Victoria. Junto con las islas de Praslin y La Digue son las que más turismo acogen.

Las grandes rocas de granito rosadas de la playa de Anse Source d’Argent en la isla La Digue son el icono internacional de las Seychelles y la imagen turística más utilizada como playa paradisíaca a nivel mundial.

En la isla de Praslin está la Reserva Natural del Valle de Mai, un antiguo bosque de palmeras aborígenes con la semilla más grande del mundo perteneciente al reino vegetal, conocida como el coco de mer.

Clima

Con un clima cálido durante todo el año y unas temperaturas anuales que no descienden de los 24º de media, en las Seychelles no existe el frío ni el calor excesivo, manteniendo la temperatura del agua templada. Lo que las convierte en un destino ideal para cualquier época del año. Su clima tropical alcanza la época de mayores lluvias entre los meses de noviembre a marzo. Además por su estratégica situación geográfica, las islas Seychelles no se ven afectadas por los ciclones de otras zonas del mundo.

Tipo de hotelería

Seychelles es sinónimo de resorts de lujo y villas privadas, pero también ofrece la opción para bolsillos más ajustados con encantadores guesthouse y pequeños hoteles locales en entornos únicos de frondosa vegetación. Los antiguos hoteles se están renovando y otros nuevos están naciendo en unas islas en crecimiento.

Actividades

Por tierra, aire, mar o bajo sus aguas, las actividades en las islas Seychelles te ofrecen distintas maneras de descubrirlas.

Las actividades acuáticas cuando viajas a una isla son imprescindibles. Surf, windsurf, paseos en velero o catamarán para recorrer todo este archipiélago o practicar kayak recorriendo a tu aire sus cristalinas aguas a la vez que observas sus habitantes marinos.

La práctica de snorkel o el buceo para adentrarte en sus aguas y disfrutar contemplando sus coloridos arrecifes de coral, peces tropicales o tortugas marinas son otra forma de conocer las islas.

Uno de los reclamos de Seychelles, además del obvio de maravillarte de sus playas y tostarse bajo el sol, es visitar las tortugas gigantes de Aldabra. Endémicas de estas islas, en el Jardín Botánico de Victoria, la capital, podrás ver a estas corpulentas tortugas.

Tomar un avión para explorar algunas de las islas exteriores, donde te sentirás como un auténtico aventurero recorriendo sus costas y vegetación o tomar un ferri para moverte de una isla a otra de las consideradas islas interiores.

La abundancia en bosques tropicales hace de las Seychelles un destino ideal para la práctica del senderismo o el trekking. Una manera diferente de disfrutar de un destino paradisiaco de sol y playa.

Recorrer el mercado y las calles de Victoria para conocer su encantadora gente, probar la gastronomía local o realizar compras entre locales.

Toda una oferta de actividades te esperan en Seychelles. ¿A qué esperas?.