En este reportaje queremos ofreceros un resumen de la climatología (basada en datos históricos) de Namibia, de tal manera que os permita ayudar a preparar vuestro viaje. En ningún caso esta información es vinculante ni asegura que el clima será así en las fechas de vuestro viaje.

Namibia, la antigua África del Sudoeste, tiene un clima subtropical, desértico a lo largo de la costa y en el sur, mientras que en las zonas interiores del centro-norte y noreste es árido, pero con una estación lluviosa de noviembre a marzo.

El trópico de Capricornio cruza el país, pero a lo largo de la costa corre una corriente fría, la Corriente de Benguela, mientras que el interior está ocupado por una meseta. De ello se deduce que el clima es más fresco y seco de lo que parece. Esto no significa que en verano no pueda hacer mucho calor, especialmente a cierta distancia del mar y en áreas ubicadas a niveles no muy elevados. Puede haber días calurosos de septiembre a marzo en el norte, de noviembre a enero en Windhoek, que se encuentra a una gran altitud, y de septiembre a abril o principios de mayo en el centro-sur. Durante el invierno puede hacer frío por la noche en la meseta, con posibles heladas en todas partes.
Al estar en el hemisferio sur, tiene las estaciones invertidas en comparación con Europa, y el período más frío va de mayo a agosto. La región más seca de Namibia es la costera, donde se encuentra el desierto de Namib, además de la meridional, donde se encuentra el desierto de Kalahari, que es un poco más lluvioso, tanto que alberga algunas especies xerófilas como los cactus y otras plantas suculentas. El área más lluviosa es el noreste, donde las lluvias varían entre 500 y 600 milímetros por año. El invierno es seco en todas partes, mientras que en las regiones no desérticas (norte y este) llueve en verano, de noviembre a marzo, generalmente en forma de aguaceros o tormentas vespertinas. El pico de la temporada de lluvias va de enero a marzo.

La costa (Swakopmund)

A lo largo de la costa el clima es desértico pero templado; casi nunca llueve, pero el aire es húmedo y con frecuencia hay niebla, neblina y nubes bajas, especialmente en las primeras horas del día. Las temperaturas son templadas durante todo el año, pero con la niebla, la humedad y el viento, se puede percibir un poco de frío, especialmente en invierno.

En Swakopmund, la insolación es discreta, pero no excelente, durante todo el año, debido a las ya mencionadas neblinas y nubes bajas, más frecuentes por la noche y por la mañana. El mar es muy fresco o más bien frío todo el año: la temperatura alcanza los 17 °C de enero a marzo. Solo en la parte más septentrional de la Costa de los Esqueletos, el mar se vuelve un poco más cálido, tanto que llega a 22/23 grados en marzo.

Sin embargo, a lo largo de la costa, la temperatura puede aumentar repentinamente cuando sopla el viento de las zonas interiores (llamado Oosweer), lo que también puede provocar tormentas de arena. Además, basta con recorrer unas decenas de kilómetros tierra adentro para ver, al reducirse la influencia del mar, la temperatura del aire aumentar rápidamente, al menos durante el día y en verano. Para comprender cuán fuerte es la influencia del mar sobre el enfriamiento, es suficiente pensar que en verano, en las zonas interiores, las temperaturas son más altas que en la costa, incluso en altitudes superiores a los 1.500 metros. La costa no se presta para el turismo de playa, sino para el avistamiento de aves, de animales como los lobos marinos en Cape Cross, y de los restos de barcos naufragados en los siglos pasados ​​en la Costa de los Esqueletos al norte.

En el oeste, a unos 600 metros de altitud, en el área del antiguo río Tsauchab, hoy casi siempre seco, hay extensiones de sal y arcilla (llamadas Sossusvlei), también casi siempre secas, rodeadas de enormes dunas de arena naranja, probablemente las dunas de arena más altas del mundo. En particular, la duna “Big Daddy” tiene unos 390 metros de altura. Otra duna muy alta se encuentra cerca de la costa, y es la llamada “Duna 7″, cerca de Walvis Bay, a unos 385 metros de altura. En la zona de Sandwich Bay hay dunas de arena muy altas que fluyen directamente hacia el mar.

La meseta (Windhoek)

Las zonas del interior, que ya están a poca distancia del mar, están ocupadas por una meseta, cuya altitud varía entre 1.200 y 1.700 metros. De vez en cuando hay tramos más altos y picos de montaña de más de 2.000 metros (ver el Macizo de Brandberg). En las regiones del sur de Hardap y Karas, en los meses más calurosos (diciembre y enero) las temperaturas máximas a 1.000 metros son de alrededor de 35 grados. En el norte, donde la temporada de lluvias es más notable, en los meses más calurosos las temperaturas son un poco más bajas y las máximas rondan los 30 grados. Al norte del trópico, el período más caluroso va de septiembre a noviembre, antes de la temporada de lluvias.

Por ejemplo, en Tsumeb, ubicada en el norte a 1.300 metros sobre el nivel del mar, el mes más caluroso es octubre, cuando durante el día hay un par de grados más que en enero (33 °C contra 31 °C), mientras que en la región de Zambezi, en el extremo noreste, el promedio de las máximas de octubre es de 35 grados. Caen 555 mm de lluvia al año, con un máximo en enero y febrero. El sol brilla todo el año, pero especialmente en la estación seca, de mayo a septiembre, cuando el cielo está casi siempre despejado.

Como se mencionó, el norte, donde se encuentra Tsumeb, es la zona más lluviosa del país. En el gran Parque Nacional de Etosha, donde viven especies protegidas como el rinoceronte negro, no lejos de Tsumeb y a 1.100 metros sobre el nivel del mar se encuentra Etosha Pan, un lago salado que permanece seco la mayor parte del año, pero durante la temporada de lluvias se convierte en un lago poco profundo. En los años más lluviosos, puede haber inundaciones en la región de Etosha y en la cuenca de Cuvelai.

El noreste es la zona más húmeda: la región de Kavango y la franja de Caprivi están habitados por la flora y fauna típicas de la sabana, y también hay grandes ríos como el Okavango y el Zambeze, a lo largo de los cuales crecen selvas.
En la capital, Windhoek, ubicada en el centro del país y a una altitud de 1.700 metros, la temperatura promedio varía entre 14 grados en junio y julio y 24 grados en diciembre y enero. Así que el verano es caluroso a pesar de la altitud y mucho más caluroso que a lo largo de la costa. En invierno los días son muy templados, incluso ligeramente cálidos, pero por la noche puede hacer frío.

El invierno es una estación muy soleada, durante la cual prácticamente nunca llueve. Algunas lluvias caen de noviembre a abril, pero solo entre enero y marzo se produce una caída promedio de 70/80 milímetros por mes. La precipitación total anual (370 milímetros) indica que el clima es árido, pero en algunos años, cuando las masas de aire tropical de Angola llegan aquí, en la temporada de lluvias puede llover mucho. También en Windhoek, como generalmente en la meseta, el sol brilla durante todo el año, con un máximo en la estación seca.

En la parte sur de la meseta, el clima es aún más árido, de hecho, como se mencionó, estamos en el área del desierto de Kalahari. Aquí, las lluvias de verano son muy escasas para bajar la temperatura, por lo que la estación más calurosa es precisamente el verano, con temperaturas máximas de 34/35 grados de diciembre a febrero y picos de 40 °C. Por otro lado, la posición más al sur hace que el invierno sea más frío que en el centro-norte, a la misma altitud.

En Keetmanshoop, las precipitaciones ascienden a 145 mm por año, con un máximo de 40 mm en febrero, por lo que están a nivel desértico. Al sudoeste de Keetmanshoop encontramos el Parque Nacional de Richtersveld. En las áreas ubicadas a alturas más bajas (vea el cañón del río Fish y el río Orange, que marca la frontera con Sudáfrica, donde se desciende a cotas de llanura en pueblos como Aussenkehr y Noordoewer), en el período caluroso se pueden alcanzar los 45 °C.

Cuándo ir

El mejor momento para visitar Namibia en su conjunto es el invierno, de mayo a agosto: es seco y soleado, y es el único que permite evitar el calor tórrido. Sin embargo, se debe tener en cuenta el frío nocturno en la meseta.
Es cierto que a lo largo de la costa está fresco, y hay niebla por la mañana (en la costa, el mejor momento sería de noviembre a febrero).

Esperamos que esta información os ayude a escoger la temporada más adecuada para vuestro viaje o saber el tiempo habitual que encontraréis en la fecha elegida.