En este reportaje queremos ofreceros un resumen de la climatología (basada en datos históricos) de la Costa Oeste de Estados Unidos, de tal manera que os permita ayudar a preparar vuestro viaje. En ningún caso esta información es vinculante ni asegura que el clima será así en las fechas de vuestro viaje.

En los estados del noroeste (Washington, Oregón), el clima es fresco y lluvioso a lo largo de la costa occidental y a lo largo de las laderas orientadas al oeste, en ciudades como Seattle, Portland, Eugene. Las temperaturas promedio de invierno son alrededor de 3/5 grados por encima de cero, pero hay que decir que ocasionalmente durante el invierno pueden llegar masas de aire gélido de Alaska.

San Francisco

En San Francisco y en las ciudades que surgen en la bahía homónima, el clima es templado, lluvioso solo en los meses de invierno (cuando las temperaturas diurnas rondan los 13/16 grados), y soleado en el período restante del año. Pero el verano es particularmente fresco, a menudo con niebla matutina, con temperaturas que se parecen a las de Londres. Pero afortunadamente a última hora de la mañana sale el sol. A veces también en San Francisco puede hacer calor, cuando los vientos soplan desde el interior. Además, el mar está frío durante todo el año y su temperatura varía poco entre el invierno y el verano.

Continuando hacia el sur a lo largo de la costa californiana, la temperatura aumenta aún más y el clima se vuelve cada vez más templado, muy agradable, primaveral y soleado durante todo el año hasta la frontera con México. Las razones de tal templanza radican en el hecho de que a lo largo de la costa de California hay una corriente marina fría, que hace que el clima sea particularmente templado y desalienta la formación de nubes lluviosas, aunque puede generar nubes bajas y nieblas costeras. Pero es suficiente alejarse de la costa, para que el calor del verano se vuelva rápidamente más intenso. Por ejemplo, la llanura de Sacramento tiene temperaturas de verano mucho más calurosas que la costa: las máximas diurnas en ciudades como Redding, Stockton, Fresno, Bakersfield son de alrededor de 34/36 grados, mientras que en la costa no se superan los 20.

Los Ángeles

Yendo más al sur, en el área de Los Ángeles, el clima se vuelve agradablemente cálido durante la mayor parte del año: este es quizás uno de los climas más hermosos del mundo, incluso si esto solo se aplica a la costa y a las áreas circundantes. En invierno, las temperaturas son muy templadas, alrededor de 18/20 grados. La temperatura máxima de julio, que es de 24 grados en Santa Bárbara (en la costa oeste de Los Ángeles), ya se convierte en 28 grados en el centro de Los Ángeles, 33 grados en Pomona (40 kilómetros al este, de hecho todavía en la conurbación de Los Ángeles, que es muy extensa), 36 °C en San Bernardino (otros 45 kilómetros al este) y 42 °C en Palm Springs, 70 km al sudeste, en pleno desierto.

En la costa cerca de Los Ángeles, el mar está un poco frío incluso en verano, sin embargo, alcanza los 19 °C en agosto y septiembre. En Los Ángeles ciudad, el sol está asegurado durante todo el año, excepto en cortos períodos de mal tiempo invernal: las películas y series de televisión filmadas en Hollywood no mienten. Llueve (no mucho) desde mediados de noviembre hasta mediados de abril, y casi nunca en el resto del año.

El único elemento perturbador para el clima de esta región es el Santa Ana, un viento cálido y muy seco que puede afectar las regiones costeras del sur de California. Este viento suele ir acompañado de polvo y también es capaz de generar incendios. Más frecuente en otoño e invierno, puede ocurrir en todas las estaciones y dura unos días.
Las islas costeras de California (Channel Island, Santa Catalina, San Clemente, etc.) son extremadamente templadas, soleadas y semidesérticas: en invierno son templadas y en verano son muy frescas, con temperaturas de alrededor de 20 grados, sin embargo, a veces el cielo está cubierto debido a la formación de capas nubosas en el mar.

Al sur de Los Ángeles, y cerca de la frontera mexicana, encontramos San Diego, donde el clima es similar al de la costa de Los Ángeles.

Los desiertos

A unos 150 kilómetros al sudeste de Los Ángeles se encuentra Palm Springs, una ciudad desértica y tórrida en el verano. El desierto que se encuentra entre la parte sudeste de California, la parte sur de Nevada y la parte sudoeste de Arizona se llama Desierto de Mojave, es el desierto más típico, con sol durante la mayor parte del año, poca lluvia (alrededor de 100 milímetros por año o menos) concentrada en el invierno y poca o nada de lluvia en verano. Las áreas más calurosas de este desierto son los valles que se encuentran al nivel del mar o incluso por debajo (el Valle de la Muerte es una depresión a 85 metros bajo el nivel del mar), y tienen un invierno templado, con temperaturas máximas alrededor de 18/20 grados y mínimas alrededor de 3/5 grados, y un verano largo y caluroso, con temperaturas máximas alrededor de 42/46 grados. El Valle de la Muerte es el lugar más caluroso de América del Norte, ¡y su récord de calor es de 57 grados!

Las Vegas

En altitudes más elevadas, el calor permanece ardiente durante el verano pero es más soportable, mientras que las noches de invierno pueden ser frías. En Las Vegas, en Nevada, a 650 metros sobre el nivel del mar, el invierno es templado durante el día (alrededor de 13/15 grados), pero frío por la noche con posibles heladas. La nieve es muy rara, aunque las montañas alrededor de la ciudad a menudo están cubiertas de nieve durante el invierno. El verano es muy caluroso, con máximas normalmente alrededor de 40 grados. Ocasionalmente, durante el verano, pueden estallar algunas tormentas, pero de lo contrario el sol casi siempre brilla, por un total de 3.820 horas de sol al año, en comparación con las 3.250 de la aún soleada Los Ángeles y las 3.060 de San Francisco.

Más al sur, entre el extremo sudeste de California y la parte sudoeste de Arizona, tenemos el Desierto de Sonora. Aquí las precipitaciones son ligeramente mayores, de 100 a 250 milímetros por año, y conocen un máximo en verano, debido a la infiltración de aire húmedo proveniente del Golfo de California. Esta es el área donde crece el saguaro, el cactus gigante. Eso sí, el clima sigue siendo soleado durante la mayor parte del año, pero no puede excluirse que en el verano estalle alguna tormenta, a veces fuerte.

Phoenix, en Arizona, a una altitud de 340 metros, está en el borde de esta área. Aquí el invierno es más templado (con noches frías pero días primaverales, alrededor de 18/20 grados), mientras que el verano es tórrido, alrededor de 40/42 grados durante el día y alrededor de 26/27 grados las mínimas. Phoenix es famosa en los Estados Unidos por ser una ciudad muy calurosa. El sol aquí está omnipresente (¡por un total de 3.876 horas al año!), Pero en verano, de julio a septiembre, a veces estallan algunas tormentas y el viento puede desencadenar tormentas de arena. En Tucson, Arizona, ubicado más al sur, a una altitud de casi 800 metros, el pico de las lluvias de verano es aún más visible: de hecho cae un promedio de 55 milímetros en julio, 60 milímetros en agosto y 30 milímetros en septiembre. La temperatura promedio máxima es más alta en junio (38 °C) que en julio, cuando baja ligeramente (37,5 °C), y agosto (36,5 °C), cuando, sin embargo, aumenta ligeramente la humedad del aire.

Continuando hacia el este, en la parte sudeste de Arizona, en el sur de Nuevo México y en la parte más occidental de Texas, encontramos el desierto de Chihuahua. Ciertamente, el sol brilla aquí durante la mayor parte del año, pero la mayor altitud promedio (entre 600 y 1.500 metros) hace que el clima sea menos caluroso: durante el invierno, las temperaturas mínimas son de alrededor de cero o algunos grados por debajo, mientras que las máximas fluctúan entre 15 y 18 grados, pero ocasionalmente, debido a los descensos de aire frío del norte, puede incluso nevar; la primavera puede ser ventosa; en verano las máximas rondan los 35 °C. Aquí, también, notamos un pico de lluvia estival entre julio y septiembre, debido a las olas tormentosas que provienen del Golfo de California y que a veces pueden causar inundaciones. Dos ciudades en esta zona climática son El Paso, en Texas, a 1.200 metros de altitud en la frontera con México y Roswell, a 1.100 metros en Nuevo México.

Gran Cañón

Al sur de Colorado encontramos Nuevo México, cuya ciudad principal, Albuquerque, se encuentra a una altitud de 1.600 metros. Aquí estamos al borde del desierto de Chihuahua, y de hecho la lluvia es escasa (240 mm al año), con un máximo entre julio y septiembre, debido a la influencia del “pequeño monzón estival” que afecta a Arizona y Nuevo México y del que ya hemos hablado, por ejemplo, con referencia a Phoenix.

Entre Utah y Arizona encontramos el Valle de los Monumentos (Monument Valley), a 1.600 metros de altitud. Aquí el invierno es frío, con promedios de enero alrededor de cero, y el verano es caluroso, con días muy calurosos (máximas alrededor de 30/33 grados), pero a veces incluso tórridos, y noches frescas. El nivel de lluvia es prácticamente desértico (menos de 200 milímetros por año), pero a veces puede estallar una tormenta, lo que puede sorprender a los turistas (de hecho, se pueden formar torrentes repentinos en los valles).

En el Gran Cañón, en Arizona, el clima varía según la altitud. El lado sur está ubicado a 2.100 metros sobre el nivel del mar, y tiene inviernos fríos, con nevadas que se alternan con períodos de buen clima, en los que hay sol durante el día pero las noches son gélidas, y veranos calurosos, con días incluso tórridos pero noches frescas. Entre julio y septiembre, pueden producirse algunas tormentas por la tarde, a veces intensas. El lado norte se encuentra a una altitud aún más elevada, alrededor de 2.400 metros, por lo que hace aún más frío, y crece un bosque de coníferas. Pero abajo, dentro de las profundas gargantas donde fluye el río Colorado, a unos 700 metros sobre el nivel del mar, el clima es muy diferente y se parece al de Las Vegas: es desértico, con un invierno templado y un verano muy caluroso.
En Arizona, surgen por encima de los 2.000 metros ciudades como Flagstaff y Williams, que tienen un clima similar a la parte alta (lado sur) del Gran Cañón: promedio de enero alrededor de cero, de julio alrededor de 20 grados, nevadas incluso abundantes en invierno, mucho sol durante la mayor parte del año, pero con algunas tormentas estivales.

Las montañas rocosas

Ya hemos tratado las áreas de montaña donde el clima es continental: aquí trataremos de las áreas donde, debido a la altitud, el clima se vuelve decididamente montañoso. En el estado de Washington, las corrientes templadas y húmedas precedentes del Pacífico descargan la humedad en la ladera occidental de la Cordillera de las Cascadas. Mount Rainier es el lugar más nivoso de los Estados Unidos: ¡caen 17 metros de nieve por año!
A mayores altitudes, a más de 2.000 metros, también en Arizona hay bosques y estaciones de esquí (por ejemplo, el Apache National Forest o el Sunrise Park Resort).

El Parque Nacional Yellowstone, en Wyoming, a una altitud promedio de 2.400 metros, tiene un clima frío durante la mayor parte del año. La temperatura permanece bajo cero durante meses, y las nevadas son abundantes. Los picos de frío son espectaculares (por debajo de -50 °C). En los meses de verano, la temperatura es agradable durante el día (alrededor de 20/24 grados), pero permanece fría por la noche (unos pocos grados por encima de cero). Las precipitaciones, alrededor de 500 milímetros por año, están bien distribuidas a lo largo de las estaciones, y ocurren en forma de nieve durante muchos meses al año. Aquí están las temperaturas medias.

También recordamos las estaciones de esquí de Colorado como Vail y Aspen, la mencionada Park City en Utah, o las de Sierra Nevada en California. Acerca de la Sierra Nevada, el Parque Nacional de Yosemite, que tiene diferentes climas dependiendo de la altitud, y el Parque Nacional de las Secuoyas.

Los tornados

Otro peligro es representado por los tornados, que son grandes e intensas columnas de aire con gran velocidad. Los tornados son muy raros en la parte occidental de los Estados Unidos (los estados del Pacífico, las Montañas Rocosas y los desiertos), mientras que son típicos de los estados centrales y orientales, excluyendo las partes más al norte de los estados de los Grandes Lagos y el noreste. Sin embargo, son más frecuentes en los estados del centro-sur, excepto en las costas. Se desarrollan principalmente a lo largo de dos directrices: el “Tornado Alley”, desde Dakota del Sur hasta el norte de Texas (norte/sur), y el “Dixie Alley”, desde Oklahoma hasta Ohio (sur-oeste/norte-este).

El período en el que son más frecuentes va de mayo a junio, pero también pueden ocurrir entre febrero y abril, especialmente en el sur y en pleno verano en el norte, en la parte septentrional de las Grandes Llanuras.

Cuándo ir

La costa occidental, que incluye Seattle y San Francisco, puede visitarse de mayo a septiembre. Se puede visitar la costa sur de California y Los Ángeles durante todo el año, pero es preferible la primavera, de marzo a mayo. De esta manera, es posible ingresar al interior sin temor al calor (pero en los desiertos ya puede hacer mucho calor en mayo), o a los parques de la Sierra Nevada sin temer el frío invernal.

El Valle de la Muerte se puede visitar de noviembre a marzo, el mejor momento es entre febrero y marzo (se reduce el riesgo de frío nocturno). Este período es generalmente válido para zonas desérticas calientes.
El Gran Cañón, para evitar el calor estival en la parte inferior y el frío invernal en la parte superior, se puede visitar en abril y octubre. Las áreas de alta montaña de las Montañas Rocosas, incluido el Parque de Yellowstone, se pueden visitar en verano, de junio a agosto.

Esperamos que esta información os ayude a escoger la temporada más adecuada para vuestro viaje o saber el tiempo que encontraréis en la fecha elegida.