En este reportaje queremos ofreceros un resumen de la climatología (basada en datos históricos) de Cabo Verde, de tal manera que os permita ayudar a preparar vuestro viaje. En ningún caso esta información es vinculante ni asegura que el clima será así en las fechas de vuestro viaje.

En el archipiélago de Cabo Verde, el clima es muy particular, es decir, árido tropical, con temperaturas generalmente no demasiado altas, a pesar de la latitud, debido a una corriente marina fría, y a los vientos alisios, que soplan constantemente, especialmente de noviembre a mayo.

Las islas de Cabo Verde se dividen en dos grupos: al norte, el Barlovento (Santo Antão, São Vicente, Santa Luzia, São Nicolau, Ilha do Sal, Boa Vista), que tienen un clima más árido, y al sur el Sotavento: (Maio, Santiago, Fogo, Brava), que son un poco más lluviosas. Las islas del norte, Barlovento, son decididamente desérticas, ya que caen menos de 100 milímetros por año, mientras que en las del sur generalmente caen de 200 a 300 milímetros por año, por lo que podemos hablar de un clima semidesértico.

En ambos grupos de islas, en las llanuras y en las costas hay pocas lluvias concentradas en el período agosto-octubre (y algunas veces en julio), que también es el más caluroso del año. Las lluvias tienen un patrón irregular, lo que significa que en algunos años puede llover poco o nada, mientras que en otros años puede haber lluvias intensas y concentradas en unos pocos días (incluso solo uno), lo que, debido a la escasez de vegetación, puede causar derrumbes e inundaciones, como ocurrió, por ejemplo, en septiembre de 2012 en Sal y Boa Vista.

En cuanto a la temperatura, en las islas de Cabo Verde hay un período caluroso y bochornoso de julio a noviembre, y uno más seco y templado de diciembre a junio, durante el cual los vientos alisios de noreste soplan constantemente. En el período más fresco, de enero a marzo, las temperaturas diurnas oscilan entre los 22/23 °C en las islas de Barlovento y los 25 °C en las de Sotavento, mientras que las temperaturas nocturnas no bajan mucho, resultando unos pocos grados más bajas, aproximadamente 18 grados en las islas del norte y 19/20 °C en las del sur.
En Capo Verde es raro que haga mucho calor, sin embargo, la temperatura a veces puede alcanzar los 35/37 grados de mayo a octubre, cuando el viento sopla desde el continente africano.

Los vientos alisios del noreste comienzan a soplar en noviembre y disminuyen gradualmente la temperatura; este viento atrae a los windsurfistas y kitesurfistas, especialmente en las islas del este (Santa María, Boa Vista), de noviembre a mayo. A veces, las condiciones climáticas cambian y los vientos alisios pueden asumir las características del Harmattan, un viento seco que sopla desde el desierto del Sahara, y puede provocar tormentas de polvo y arena, lo que reduce la visibilidad y obstaculiza las actividades humanas.

También durante la estación seca, de diciembre a junio, en las laderas septentrionales de las colinas y montañas se puede formar una pequeña nubosidad, se puede descargar un poco de humedad y caer un poco de lluvia. De hecho, Cabo Verde es un archipiélago volcánico, y en algunas islas hay montañas, como el Pico de Fogo, con 2.829 metros de altura y ubicada en la isla de Fogo: en las laderas septentrionales de esta isla hay un poco de verde. En la isla de Santiago, donde se encuentra la capital, Praia, encontramos el Pico de Antonia, con 1.394 metros de altura, mientras que en la isla de Santo Antão, encontramos el Topo da Coroa, con 1.979 metros de altura, y el Pico da Cruz, con 1.585 metros; finalmente, en la isla de São Nicolau encontramos el Monte Gordo, de 1.312 metros de altura.

Islas de barlovento

Como hemos dicho, las islas del norte (Santo Antão, São Vicente, Santa Luzia, São Nicolau, Ilha do Sal, Boa Vista) son un poco más frescas y secas que las del sur.

En Mindelo, en la isla septentrional (Barlovento) de São Vicente, solo caen 95 milímetros de lluvia al año, de los cuales 45 mm en septiembre. En estas islas el mar está caliente en verano, mientras que en los meses de invierno se vuelve un poco más fresco, cuando la temperatura del agua baja a 22 °C.

Islas de sotavento

Las islas del sur (Maio, Santiago, Fogo, Brava) son ligeramente más cálidas. En Praia, la capital que se encuentra en la isla de Santiago, caen en promedio 250 milímetros de lluvia al año, de los cuales 95 mm en agosto y 115 mm en septiembre.

La insolación en Cabo Verde es buena durante todo el año, pero es ligeramente mejor entre marzo y junio. Entre julio y principios de octubre, en el período más cálido y relativamente lluvioso, el cielo puede estar nublado por períodos más o menos largos. En Praia, entre julio y septiembre se desciende a 6/7 horas de sol al día, mientras que en las islas del norte, menos afectadas por las nubes, la insolación sigue siendo un poco más alta (7/8 horas).

La temperatura del mar en Praia es alta en verano, mientras que en invierno y en primavera es un poco más fresca, alrededor de 23 °C, por lo que sigue siendo aceptable para el baño.

Huracanes

En el océano al sur de Cabo Verde se encuentra el área donde comienzan a formarse los huracanes, los ciclones tropicales del Atlántico, luego se mueven de oeste a noroeste y se dirigen hacia el Caribe. Algunos de estos tocan las islas de Cabo Verde, o pueden golpearlas por completo, especialmente las del sur, las Sotavento, aunque generalmente cuando las golpean todavía están en el nivel de depresión tropical y alcanzan una intensidad de huracán más tarde, cuando ya están en mar abierto. Sin embargo, el período en el que Cabo Verde se ha visto afectado por depresiones y ciclones tropicales en el pasado, va desde principios de agosto hasta el 20 de septiembre (una vez también a principios de octubre), con un máximo del 25 de agosto al 15 de septiembre.

Cuándo ir

Al tener un buen clima, en teoría las islas de Cabo Verde se pueden visitar durante todo el año. Sin embargo, deben hacerse algunas aclaraciones. A menudo soplan brisas vivaces, lo que puede dar una sensación de frescor en los meses de invierno, especialmente en los días en que la temperatura es más baja, y puede obligar a los frioleros a usar un cortavientos; además el viento puede hacer que el mar esté agitado. Esto sucede sobre todo de enero a marzo, y más en las islas de Barlovento que en Sotavento. Sotavento es por lo tanto preferible en invierno.

Es cierto que llueve poco incluso en el período teóricamente más lluvioso, es decir, desde agosto (y, a veces, julio) hasta octubre, durante el cual puede que no caiga una gota de lluvia durante semanas, pero existe la posibilidad de que a veces se produzca una lluvia torrencial que descarga grandes cantidades de agua en unas pocas horas, por lo que este período, para mayor seguridad, se puede evitar. Además en este período, el cielo suele estar nublado, especialmente en las islas de Sotavento. En agosto y septiembre, por lo tanto, son preferibles las Barlovento (también debido al menor riesgo de huracanes).

Así que en general, se pueden elegir los meses de mayo, junio, la primera mitad de julio y noviembre. El sol pasa al cenit dos veces al año y permanece allí de mayo a septiembre: se debe tener cuidado con las quemaduras, ya que la brisa fresca no permiten percibir adecuadamente la fuerza del sol.

Esperamos que esta información os ayude a escoger la temporada más adecuada para vuestro viaje o saber el tiempo habitual que encontraréis en la fecha elegida.